}
Como Grupo Educativo donde prima la innovación pedagógica y tecnológica, y en la búsqueda de una educación de alta calidad que prepare a nuestro alumnado para la vida, pretendemos difundir en este blog respuestas e informaciones de interés para todas las personas que tengan estas mismas inquietudes, en la difícil tarea de "prepararles para el futuro"



martes, 1 de octubre de 2013

La importancia de la creatividad en la enseñanza: el método SUZUKI

¿En qué se basa el método Suzuki?

El método Suzuki, ideado por un violinista, filósofo y pedagogo japonés permite a los niños y niñas, de temprana edad, aprender música e incluso tocar un instrumento, respetando el ritmo de asimilación. Permite descubrir, experimentar y desarrollar la sensibilidad musical.

Suzuki creía que son necesarias las siguientes condiciones para desarrollar la habilidad musical: el período temprano; el mejor ambiente; el mejor método de enseñanza; el máximo entrenamiento y un profesor experto.

Investigadores de referencia en el ámbito pedagógico afirman que la música desarrolla el cerebro de los niños pequeños, como también comparte el creador del método Suzuki.

Según Beegle “las investigaciones en Educación musical muestran que efectivamente los primeros años son críticamente importantes para el desarrollo de las habilidades musicales”

Gordon (1990) sostiene que “si bien todos los niños tienen al nacer potenciales capacidades musicales; sin el estímulo apropiado durante los primeros años de vida, las capacidades naturales comienzan a decrecer”.


Un estudio desarrollado por psicólogos de la Universidad McMaster de Canadá ha comprobado que la enseñanza musical acelera el desarrollo del córtex cerebral de los niños de infantil y primaria, así como el efecto positivo que tiene sobre la memoria y la atención de los más pequeños. La mejora de la capacidad de memorización alcanzada gracias a la música facilita el aprendizaje de la lectura, la escritura y las matemáticas, así como el desarrollo de la capacidad de ubicarse en un entorno e incluso el coeficiente intelectual.

La metodología Suzuki tiene como objetivo principal contribuir a la educación integral del ser humano. De tal manera que todos los niños y niñas poseen la capacidad de aprender y desarrollar todas sus potencialidades, dependiendo del entorno y los estímulos musicales apropiados.

Uno de los aspectos más importantes de esta metodología es escuchar música y vivir experiencias musicales ricas.

Como los responsables familiares y los maestros son los adultos que influyen más directamente en el desarrollo musical de un niño deben trabajar para brindarle al niño/a las mejores experiencias musicales tempranas posibles.

Según Suzuki, las correctas repeticiones generan el aprendizaje y por ello el buen modelo del profesor es indispensable para generar una correcta práctica y construcción del aprendizaje.

Tanto los educadores como los padres y madres cumplen un rol vital en la iniciación y apoyo de los intereses del niño/a y su compromiso con la música.

Suzuki decía que el afecto es el centro del trabajo con los niños/as.

“Las investigaciones científicas demuestran que los sentimientos y las emociones se activan en el cerebro a través de circuitos que deben ser reforzados. Al parecer el dar y recibir afecto fortalece estos circuitos y los activa si se recibe la estimulación necesaria desde temprana edad.” (Begley 1996).



Tal y como afirma María José López, profesora de Violín y musicoterapeuta del Colegio Bilingüe Julio Verne “Como profesora de música e intérprete siempre tengo presente el desarrollo de la emoción a la hora de interpretar, así como la técnica adecuada a la hora de tocar el instrumento. La motivación y la ilusión del alumnado por aprender nuevas piezas es el factor más importante del proceso de aprendizaje. Por ello la comprensión, paciencia y cariño del profesor/a va acompañado de la disciplina necesaria para adquirir las habilidades y destrezas musicales”.